No más Ftalatos
Hoy toca un tema muy serio como son los ftalatos. ¿Sabes qué son? ¿Alguna vez has oído hablar de ellos? El ftalato es una sustancia química añadida a los plásticos para que tengan flexibilidad. Hasta aquí parece algo inocuo pero no lo es. Estudios han demostrado, por el momento solo en ratones, que una exposición a esta sustancia provoca una alteración en varios genes involucrados en la reproducción.


¿En qué momento estamos expuestos a los ftalatos? Desgraciadamente en muchos. Están en muchos plásticos por lo que es fácil que muchos juguetes infantiles los contengan, también en productos cosméticos, como son los champús, cremas y lociones.

En 1999 la UE hizo una prohibición temporal del uso de estos químicos en la fabricación de juguetes para menores de tres años. Pero no fue hasta 2005 que se prohibieron seis tipos, tres de ellos Dehp, Dbp y Bbp.

Los ratones que han estado expuestos a los ftalatos, según el estudio realizado por Jesús del Mazo en Reproductive Toxicology ha demostrado que se producen alteraciones específicas en la firma genética de los roedores. Estos cambios pueden inducir a un desequilibrio en los programas de expresión genética involucrados en el correcto desarrollo y en la génesis del esperma, que podría ser transmitido a la descendencia masculina. Además, los investigadores demostraron que estos contaminantes generan huella de desregulación génica “independientes de la dosis o del momento del desarrollo en el que se produjo la exposición”. El efecto también se ha visto en descendientes de madres que solo estuvieron expuestas en el periodo previo a la concepción.

¿Hasta qué punto puede extrapolarse lo sucedido en los animales a los seres humanos? No está claro, pero Mazo explica que en estudios toxicológicos se aplica un factor metabólico para comparar dosis en humano y en ratón y, si bien las dosis de exposición empleadas son más altas que las habituales en poblaciones humanas, algunos casos registrados en humanos están en el mismo rango. ¿Qué problemas pueden generar? Cáncer, desórdenes del sistema reproductivo, alteración hormonal.

El máximo riesgo está en la exposición prenatal. Estudios estadísticos lo han asociado a diversos problemas de desarrollo, sobre todo reproductivos. La doctora Swan, expuso a las embarazadas a los ftalatos. El resultado fue una distancia menor entre el ano y los genitales de los hijos varones. Esta medida es una de las características que diferencia a mujeres y hombres. Los hombres tienen una mayor distancia anogenital. Así, el feto expuesto a los ftalatos, sin más daños graves, sí presentó una cierta feminización. Las conclusiones de Swan han asociado el exceso de los ftalatos con niveles hormonales andrógenos inferiores e incluso con un menos apego o destreza por los juegos “masculinos”. Esta misma conducta se vio en los roedores, los que estuvieron expuestos renunciaron a algunos de sus hábitos propios de su condición sexual.


Por eso debemos tener precaución y buscar esa nota de “libre de ftalatos”. El uso de juguetes durante el embarazo es peligroso porque si contienen ftalatos llegarán al feto directamente a través de la placenta. Como hemos comentado antes, no solo estan en vibradores y dildos también en productos cosméticos por lo que todas las mujeres embarazadas y lactantes deberían evitar el contacto con ellos. La etapa más problemática es durante la formación, por eso en 2005 se prohibió la fabricación de los juguetes para menores de tres años con ftalatos. Al estar más en contacto con las mucosas de los infantes.

Aunque como dice Del Mazo, los ftalatos están prácticamente en todos los sitio: aguas, suelos alimentos... son difíciles de excluir hoy por hoy. Pero entre todos podemos tener mayor conciencia y vigilar qué productos compramos.

Desde La Maleta Roja la hemos tomado y podemos decir que ninguno de nuestros productos, actualmente en catálogo, contiene ftalatos. Hemos ido analizando los productos y todos los que han dado positivo los hemos descatalogado. Siempre pensando en la salud sexual de la mujer.

Texto extraído del Blog Vivelsexo   
Christian Grey, superheroínas, bonding y los hombres
Pocas mujeres quedan que no sepan quién es Christian Grey, que no hayan soñado con él o con la posibilidad de encontrarse con uno. Lo tiene todo, joven, apuesto, guapo, multimillonario, empresario de éxito, inteligente, un pene enorme y siempre a punto. El único problema es que tiene un pasado un poco oscuro y le produce placer dañar a las mujeres. Todo un practicante de BDSM.

Las ventas de productos relacionados con el spanking se han disparado y muchas empresas están haciendo negocio con la marca “Grey”. Hay todo un arsenal de látigos, fustas y bolas metálicas esperándonos.



Estamos todas las mujeres encantadas. Ha sido el corrillo del verano en la piscina y en la playa. ¿Podemos comparar éste revuelo con el producido en su momento por las obras de Corín Tellado? Incansable escritora de novelas románticas, en las que todos sus finales estaban en el altar, a pesar de los dramas románticos que relata. Mario Vargas Llosa se refiere a ella como un fenómeno sociocultural, más allá de modas, culturas y momentos históricos.

A pesar de lo rosa o vainilla que haya sido la obra de Tellado tiene varios títulos eróticos. ¿ Si no hubiese habido censura, hoy podría ser como Grey? Algo que nunca sabremos. ¿Pueden los lectores indentificarse realmente con Grey o Anastasia? ¿Por eso tiene tanto éxito? Se tratan los celos, el temor, la amistad... Sí, se presentan conflictos personales más o menos reales.

Pero ¿cuántas mujeres se enfrentan a fantasías de poder y dominación? ¿Para cuántas representa un conflicto moral? Como del que se aprovechó Stoker con Drácula, donde obligaba a los personajes a someterse en contra de su voluntad a actos impuros. Esa fue la salvación de la época, las mujeres estaban sometidas aunque el icono en nuestro imaginario es una mujer con cara de deseo y un bocadito en el cuello. ¿Es Cincuenta Sombras de Grey una mutación de Corín Tellado en estos tiempos de desigualdad social? Anastasia no es una víctima, voluntariamente decide someterse a su Christian.

¿Cómo ven los hombres a Christian Grey? Las conclusiones a las que llegan son las siguientes:

1- Deben ser más ricos. Bastante más ricos, no basta con salir a cenar. Paseo en helicóptero como mínimo, por no tener en cuenta, los pequeños regalos que le hace nada más conocerla.

2- Tienen que ser unas máquinas sexuales y siempre erectos.

3- Tienen que ser chicos duros. Bonding, ¡por favor!

¿No es como para tener una crisis de angustia? Estas tres premisas son inalcanzables para la inmensa mayoría. ¿Nos hemos convertido en superheroínas y por eso queremos sexo salvaje? Llevamos años luchando por una igualdad pero deseamos que nos azoten. Parece que hay un cambio de poder en la sociedad, ellos están desubicados e igual nosotras también. Los roles han cambiado muy deprisa. ¿Seguirán cambiando? ¿Realmente queremos un Grey en nuestra vida?

Texto extraído del Blog Vivelsexo
Petting, plus de juegos
En una encuesta sobre prácticas sexuales en España, el 46,5% de la población afirmó que se podían tener unas relaciones sexuales plenas sin llegar a la penetración, frente al 41,2% que manifestaba que no.
El porcentaje de mujeres que creen que los juegos pueden ser plenos y satisfactorios sin que haya coito es más alto (48, 7%). También el de los más jóvenes, puesto que un 53,5% de los jóvenes entre 14 y 29 años piensan igual.
O sea, que las generaciones mayores son las que más se centran en el coito.

La encuesta es un reflejo del grito apasionado de las mujeres, que, en general, según nos han contado muchas clientas de La Maleta Roja, quieren más caricias, más seducción, más juegos, más besos... y que no todo se centre en llegar a la penetración ni que ésta se considere lo más importante.




Caricias, juegos, excitación
La palabra inglesa “petting”, sin traducción exacta al español, designa todas aquellas caricias, roces, besos que constituyen un juego sexual mutuo con la intención de incrementar la excitación sexual sin llegar a la penetración y sin tenerla como objetivo.

Se puede usar la lengua, la boca, las manos, las yemas de los dedos, los pechos, el sexo… o cualquier otra parte del cuerpo para estimular cualquier parte del cuerpo de la pareja.

Es un término que, tradicionalmente, se ha relacionado con la adolescencia y que, hasta hace poco, ha tenido connotaciones negativas, asociadas a una “sexualidad inmadura”, puesto que, tradicionalmente, la sexualidad adulta está centrada en la penetración y los juegos son “preliminares” para llegar a la penetración, que es lo “realmente importante”… Algo con lo que muchas mujeres (por no decir la mayoría) no estamos de acuerdo.

Sobre todo, hombres, no consideréis los juegos como un medio, puro trámite obligatorio, para llegar a un fin (la penetración). Nos damos cuenta y resulta muy poco sexy y estimulante…

El petting es una excelente forma de calentar el ambiente, de explorar la sensualidad y sensibilidad de ambos, de conocer más al otro, de fomentar la complicidad, de descubrir qué estímulos nos gustan y qué caricias le gustan al otro…

Además, para muchas mujeres, los juegos son la mejor manera de llegar a un orgasmo, porque la estimulación de la penetración es insuficiente (el clítoris es siempre clave) y porque, jugando, se sienten más tranquilas, relajadas, motivadas y estimuladas.

Concentrarse en llegar al orgasmo es la mejor forma de perderse todo lo demás y no disfrutarlo. El camino es lo importante, no la meta. Es más, centrarse en objetivos supuestamente deseables, además de hacer que disfrutemos menos, crea ansiedad.

Petting, ¿para quién?
Pues, en general, para TODOS, simplemente para disfrutar y dejarse llevar por las sensaciones. Pero hay algunos casos en los que puede resultar conveniente por razones de salud o seguridad:

*En la adolescencia, como primeras aproximaciones al sexo cuando uno o ambos miembros de la pareja (estable o sexual) no quiere llegar a la penetración porque no se siente preparado psicológicamente.

*Como variante lúdica y satisfactoria del sexo seguro (siempre teniendo en cuenta que el sexo oral es una práctica de riesgo) y para prevenir embarazos no deseados.

*Parejas que tengan problemas sexuales como impotencia, falta de deseo sexual, eyaculación precoz, anorgasmia…
Es la fase inicial de la terapia sexual y prohibe a la pareja la penetración para que redescubran sensaciones, desaparezca la presión por practicar “correctamente” el coito y por alcanzar el orgasmo.

*Parejas que por razones religiosas o morales prefieran esperar a estar casados antes de tener “relaciones sexuales completas”.

Esto en lo que se refiere a la cultura occidental, a los países donde hay una mayor igualdad entre hombres y mujeres. En otros países donde la sexualidad de la mujer todavía está totalmente reprimida y se circunscribe al matrimonio, perder la virginidad puede significar el rechazo social, como ocurría antaño en España. Y los juegos pueden ser una alternativa...
¿Por qué los hombres se duermen?

Un estudio ha revelado por qué los hombres se duermen después de hacer el amor. Según el estudio francés Functional neuroimaging studies of sexual arousal and orgasm in healthy men and women: A review and meta-analysis, publicado en Neuroscience and biobehavioral reviews 2012, la corteza prefrontal, que es la parte del cerebro responsable, entre otros, de mantener a una persona en estado consciente, se apaga tras el orgasmo.

Los hombres, literalmente, se funden. Tras el apagón de la corteza prefrontal, la corteza cingulada y la amígdala mandan una señal al resto del cerebro para eliminar cualquier tipo de deseo sexual y cualquier actividad, mediante la liberación de sustancias químicas que inducen al sueño, como la serotonina y sustancias de efectos similares a los opiáceos.

Las mujeres no experimentan el mismo efecto. Además de que no las vence el sueño, no atraviesan, como los hombres, un periodo en el que no se pueden excitar, y pueden pedir más cuando sus parejas sólo quieren descansar, según los responsables del estudio. O, también, desear conversación, mimos y arrumacos... Por lo menos, según este estudio, ahora ya no podemos acusar a los hombres de desinterés sino pensar que,simplemente, se han apagado… cerebralmente.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos franceses escanearon el cerebro de hombres y mujeres antes y después del sexo.
Amor, mimos y sexo para la felicidad
Ante una crisis que nos está golpeando duro, la respuesta -aparte de las protestas o acciones que cada uno considere que debe llevar a cabo- es acercarse a la pareja y a los amigos.

Es fácil que las dificultades económicas crispen el ambiente y que nos alejemos de las personas que más queremos o que incluso tendamos a pagar nuestros problemas, malhumores o frustaciones con ellas.

Lo que sigue siendo gratis y, además, aporta muchos beneficios emocionales, psicológicos y hasta fisicos es mimar, acariciar, dar masajes o recibirlos, abrazar, escuchar, hablar, dialogar, pasear –mejor abrazados o cogiendoos de la mano-, dedicarse al otro...

Es tiempo de pensar en las personas que más queremos, especialmente en nuestra pareja, y construir y mantener un mundo de dos en el que los besos sean importantes. Da cada beso pensando en él, no por costumbre, sino consciente de que es un momento especial con la persona que quieres.


Si tenéis problemas económicos (¿quién no, a estas alturas?) está muy bien que habléis sobre el tema y que analicéis la situación en equipo, pero no permitáis que sea el único tema de conversación y que domine vuestras vidas. De vez en cuando, programad alguna actividad juntos en la que no habléis de vuestros problemas.

Evidentemente, un masaje o ver una película abrazados son dos oportunidades únicas para mimar y para acercaros. Quizá lo único bueno de la crisis es que nos puede enseñar que lo que importa no son los coches ni los bienes ni los lujos sino las personas.

Según una encuesta de La Maleta Roja, la crisis afecta a 3 de cada 10 parejas. Este dato no se refiere al plano económico sino a su relación sentimental en sí. Las parejas se resienten por el estrés, el desánimo y la depresión que provoca una difícil situación económica.

Sexo reconfortante, sexo animoso
El sexo parece el último bastión de resistencia de las parejas que quieren seguir juntas y/o que todavía conservan la chispa, la cercanía y la complicidad.

Siempre se ha dicho que en una pareja es importante tener proyectos en común, pero ahora estos deberían centrarse en el presente: el proyecto es seguir estando unidos, luchar juntos, comunicarse, divertirse...

La crisis económica no ha disminuido el interés de los ciudadanos por el sexo: tres de cada cuatro españoles están satisfechos con sus relaciones sexuales y afirman que una buena vida sexual mejora su estado de ánimo, según el Informe Durex sobre Bienestar Sexual que se ha elaborado a partir de encuestas a más de 29.000 personas en 36 países.

Puede ser que los problemas económicos, la crisis, los recortes de sueldo y derechos, la amenaza de un ERE o haber sobrevivido a varios EREs en la empresa, tener que posponer la boda o aparcar algunos sueños por falta de dinero... creen desánimo, también en el aspecto sexual, pero, por otro lado, el sexo también puede servir de válvula de escape y apaciguar la ansiedad y subir la moral.

Ternura seductora
Para espolear el deseo, si uno de los dos está bajo de ánimo, se puede recurrir a la ternura, a la imaginación y a la complicidad. Caricias lentas para encenderse; un masaje relajante sin que haya ninguna intención sexual; un masaje sensual, lento y tentador con toda la intención. Quizá podéis llevar a vuestro dormitorio un nuevo elemento, asequible y que puede servir para varias veces y diversas fantasías como un lubricante con sabor, una crema de masaje comestible, chocolate con plumcel, o Gloss divino oral Shunga -que pueden servir, además, como regalo para una ocasión especial, sobre todo si van acompañados de una sesión de caricias o de mucha imaginación- o un detalle como unos bombones afrodisíacos

Para abrir boca, éste es el apartado de estimulantes de La Maleta Roja.

Las nuevas seducciones requieren mucha imaginación y poca inversión: sólo algunos detalles económicos: podéis recrear una cena romántica en vuestra casa o un nuevo escenario con un juego de rol en el que podéis ser protagonistas de Las Mil y una noches, hombre y mujer de las cavernas o el clásico mujer policía y detenido, entre otros muchos, para poner fantasía y juego a alguna velada. Al ser otras personas (es importante meterse en el papel) será más fácil dejar de pensar en los problemas cotidianos.


La recompensa de cuidar el sexo, según los entrevistados para el Informe Durex, es estar menos estresado (61%), convertirse en mejores parejas (51%), sentirse mejor (44%), aumentar de la energía (42%) y disminuir la propensión a la infidelidad (33%).

El 74% de los españoles se consideran satisfechos con su vida sexual, lo que sitúa a España en la décima posición del "ránking" de los 36 países, por encima de Francia, Italia o el Reino Unido. La lista de los países más satisfechos la encabezan Nigeria e Indonesia (85%).

El porcentaje de españoles que declara que sus parejas son buenas proporcionándoles placer sexual es del 80% y se sitúa por encima de la media mundial (75%).

Crisis e infidelidad
No van muy desencaminadas el 33% de personas que, según el Informe Durex, apuestan por tener sexo con sus parejas para evitar infidelidades.

El profesor Omri Gillath, de la Universidad de Kansas, afirma que los hombres que sufren las consecuencias de la crisis son más proclives a buscar relaciones sexuales, tengan o no pareja.

Según el profesor, esto se debe a que el ser humano, cuando tiene sensación de que está en peligro, desarrolla una necesidad inconsciente de reproducirse y, por tanto, está más predispuesto al sexo.


Ocio para todos
La ventaja es que llega el buen tiempo y se puede salir y disfrutar de la naturaleza. La clave en estos tiempos es buscar alternativas de ocio y diversión más económicas: podemos volver a los antiguos escenarios de las salidas de los españoles con la cesta de picnic a cuestas: playa, ríos, montaña, campo, lagos, pozas de ríos… Naturaleza y más naturaleza que nos ayudarán a llevar un estilo de vida más saludable.

Aprovechad para hacer un plan de puesta en forma juntos que puede consistir en correr y luego hacer diversos ejercicios (como adbdominales, sentadillas y flexiones) en un parque.

Explorad las opciones de ocio más económicas (museos, festivales y conciertos gratuitos, exposiciones de temas que os interesen, sesiones de cine en casa, cenas rotativas en casas de amigos, bibliotecas...)
Pero daos un capricho de vez en cuando. En páginas webs de clubs de compras colectivas como Dooplan, Groupalia, Groupon, Letsbonus, Offerum etc... podéis encontrar cenas, cócteles imaginativos, degustaciones o espectáculos con grandes descuentos.

Se trata de adaptarse a la situación y sobrevivir y vivir con la pareja y con su ayuda hasta que lleguen tiempos mejores.

Fuente: Alicia Mirashi www.lamaletaroja.com
Recordando Sexo en Nueva York ( II )
Seguimos recordando escenas de esta mítica serie.  ¿Os acordaís del episodio del "Conejito Rampante"? Aquí os dejo sus mejores escenas:

 

En mi Maleta encontrarás la versión más moderna, el Icebreaker (que dada su efectividad, popularmente ha terminado con el nombre de "El 3 Minutos" jejeje). Idéntico al de Sexo en Nueva York, pero con más funciones. Y en precio oferta!!!

Pregúntame por él en las reuniones.
Recordando Sexo en Nuena York
¿Problemas a la hora de elegir un vibrador? En La Maleta Roja te ofrecemos un asesoramiento personalizado para quitarte todas las dudas! Y no tendrás que hacer incómodas visitas a sexshops...

¿Recuerdas aquella escena de Sexo en Nueva York donde Samantha acude a que le cambien el suyo...y acaba dando consejos en la tienda a otras compradoras?


La nueva película de Erika Lust: Cabaret Desire
La película más ambiciosa e innovadora de Lust Films. Con la ayuda del Poetry Brothel de Nueva York, así como de actores excelentes, Erika Lust ha conseguido crear una obra excitante con una perspectiva femenina. Su ojo por los detalles y su atención por el verdadero placer y deseo transforma el panorama del porno cada día, lejos de los clichés del cine adulto convencional.


Existe un mágico y bohemio espacio nocturno al que la gente acude para que les cuenten historias eróticas. Allí una Madame recibe a los visitantes y les asigna una dama o caballero que les deleitará leyendo historias o poesías calientes. En la película, cuatro cuentos empiezan en este burdel erótico-literario y se funden con las historias, que son acompañadas siempre en off por la voz de los narradores.



Un mágnifico exponente del mejor nuevo cine adulto, inteligente, innovador y femenino.

Desde ahora mismo, parte de mi Maleta. ¡Pregúntarme por ella en las reuniones! Aquí os dejo el trailer:

Fiestas “Eyes Wide Shut”

Lujuria, sensualidad y lujo se unen en las fiestas programadas en toda Europa –especialmente en Holanda y Alemania- durante todo el año, por la empresa holandesa Little Sins y que se celebran en castillos, cuevas, barcos y otras localizaciones sugerentes ambientadas e iluminadas para la ocasión.

Los responsables de Little Sins afirman que ellos sólo organizan fiestas temáticas sugerentes con contenido erótico y con algunos aditamentos, actuaciones y caterings glamourosos y que lo que ocurra en ellas es elección de los asistentes, un total de entre 200 y 400 parejas por fiesta.

En el concepto Dance & Lounge de Little Sins es importante el código de vestir, de acuerdo con el tema de la fiesta, y el protocolo. El precio de la entrada por persona es de 50 a 70 euros, dependiendo de la fiesta y de si se contrata la comida, a los que, evidentemente, hay que sumar el desplazamiento.

La próxima fiesta se celebrará el 19 de mayo en Holanda y el tema será Roma.

Las fiestas de Little Sins saltaron al escándalo y a la prensa local británica en 2009 cuando el escandalizado propietario de Halswell House, un hermoso edificio del siglo XVII rodeado de zonas verdes y con un lago que se encuentra en Somerset, se dio cuenta de que había alquilado su castillo a un grupo de swingers o de bacantes.

Grahame Bond, el propietario de Halswell House, que alquiló la mansión por esa velada por 9.000 libras, relató cómo lo que parecía una fiesta normal y corriente, aunque con un glamour y una cortesía tales que le parecía estar en una escena de Eyes Wide Shut (se supone que antes de que empiece la acción), le dejó estupefacto cuando el organizador anunció: "el momento ha llegado" y todo el mundo empezó a besarse y a acariciarse y a tener sexo... Bond señaló que debajo de los largos ropajes los invitados llevaban prendas “estilo bondage”.

Bond, desconcertado y horrorizado, llegó a avisar a la policía que le comunicó que no podía hacer nada puesto que se trataba de una fiesta privada de adultos que habían acudido libremente y en la que nadie obligaba a nadie a hacer nada que no quisiera.

Naturalmente, la popularidad de las fiestas creció en las siguientes convocatorias y hubo muchas más personas interesadas en asistir...

El propietario de Little Sins, Mike Voorvaart, también se mostró sorprendido por el resultado de la fiesta, la primera que celebraban en Inglaterra, porque pensaban que los británicos eran más recatados y remilgados
Los votantes de izquierdas son más activos sexualmente

Una encuesta en Francia ha revelado que los franceses de derechas practican menos sexo que los de izquierdas.

Los votantes del conservador presidente Nicolas Sarkozy tienen un promedio de 6,7 relaciones sexuales al mes, según un sondeo realizado por la empresa Ifop. Los del centrista François Bayrous, 5,9 y los de los candidatos de izquierda, 7,6.

Los extremistas son también extremos en sus relaciones sexuales puesto que los votantes de la exterma izquierda tienen 7,7 relaciones al mes y los de la extrema derecha (¡oh, sorpresa) unas 8, aunque entre estos dos últimos grupos la insatisfacción está más extendida.

Así, los franceses que votan por candidatos con un discurso contestatario, como el neo-comunista Jean-Luc Mélenchon o el ultranacionalista Marine Le Pen son menos felices sexualmente a pesar de su mayor número de relaciones (algún día aprenderemos que la cantidad no tiene nada que ver con la calidad y la satisfacción...).

Algunas curiosidades que destapa el estudio son que los simpatizantes de izquierda destacan por una mayor experimentación con comportamientos sexuales diferentes a los exclusivos del escenario conyugal, como el intercambio de parejas y que la felación es más practicada entre las mujeres de izquierdas (81 %) que entre las de derechas (69 %).
Disney contribuye a perpetuar las diferencias de género
El estudio Desmontando a Disney: hacia el cuento coeducativo de Ismael Ramos Jiménez (tercer premio en el certamen de materiales curriculares coeducativos Rosa Regás) afirma que la factoría Disney contribuye a perpetuar las desigualdades de género porque incita a las niñas a adoptar roles y "cualidades" tradicionalmente adjudicados a las mujeres como ser sumisas, obedientes, dulces, conformistas, débiles y dependientes de los hombres.

El 90% de las niñas españolas de entre 4 y 7 años quieren disfrazarse de princesas antes que de médicos, profesionales liberales, flamencas o animales, entre otros muchos. Y es que sólo las princesas Disney generan una gran expectación, muchos sueños y unos 4.000 millones de euros.

No obstante, los más críticos con Disney, incluido el estudio de Ramos Jiménez argumentan que tras cincuenta años, desde Blancanieves hasta la actualidad, las heroínas animadas siguen el mismo modelo de mujer, aunque con menos ropa.


Presuntamente, las historias de Disney son políticamente correctas, justas y enseñan valores e ideales humanos y humanitarios.
O al menos así lo creen la mayoría de los padres que dejan a sus hijos que se eduquen con la televisión o con las películas o videos Disney. No son pocos, unos 200 millones de personas ven cada año un video Disney y unos 395 millones ven sus programas de televisión.

Pero no es sólo Disney la que fomenta el modelo de mujercita o princesa dependiente que necesita ser salvada, la cadena de una revista tan femenina y avanzada como Cosmpopolitan, Divinity, también ha tenido sus noches de princesas y emite reality shows en los que las novias se ponen a dieta o en los que escogen su vestido ideal para casarse.

Es una realidad muy americana que bebemos con fruición, parece cómo si el objetivo de toda mujer debe ser casarse y que a partir de ese día –el más feliz de su vida (y el más estresante, pero esto no se cuenta...-, la vida será un sueño.
Y no; una relación hay que trabajarla entre dos y la convivencia no es precisamente fácil.

Construcción de papeles típicos
Los niños forman su personalidad y aprenden sus roles de género por imitación de la familia, los amigos y los personajes televisivos, como las princesas Disney o los personajes de dibujos animados con los que se sienten identificados.

El otro modelo más o menos protagonista que ofrece Disney es la bruja, una mujer poderosa pero mezquina, amargada, envidiosa y malvada que, en muchos casos, además es fea.

Un tercer modelo de fémina, siempre secundaria y tratada a vuelo de pájaro, es la benefactora de la protagonista, sea hada madrina o ama de llaves bienintencionada. Más o menos inteligente, tampoco se corresponde con los ideales de belleza que Disney propone con mujeres-niñas etéreas y cada vez más delgadas.
La realidad de las chicas Disney es que su atractivo se suele basar en la belleza, que no tienen ningún trabajo ni ocupación ni inquietud (sólo unas poquitas leen, como Bella, pero no falta quien la acuse de rara) y que su máxima aspiración en la vida es encontrar el amor y casarse.

Adulteración de los cuentos
Disney suele adulterar y edulcorar los cuentos clásicos para conseguir un final feliz de se casaron "y comieron perdices".
Aunque también hay que tener en cuenta que las historias etiquetadas como cuentos para niños, en su origen eran relatos con moraleja para mayores y que están plagados de castigos y hechos crueles que, en muchos casos se han mutilado para "adaptarlos al mundo infantil" sin tener en cuenta que si queremos preparar a los niños para el mundo también deben conocer algunas de sus miserias, dolores y crueldades.

De lo contrario, ocultamos la realidad a los niños y los sobreprotegemos para luego lanzarlos indefensos al mundo.
Disney también ha colaborado en pasar suavizante a los cuentos populares sumergiéndolos en abundante almíbar.

Quizá el papel de los padres es estar al lado de los niños para explicarles, con sinceridad y claridad, tanto que los cuentos son cuentos como que el mundo es un lugar muy interesante en el que hay algunos peligros.

En su presunta domesticación de las niñas para convertirlas en mujeres tradicionales dedicadas a hacer feliz a su hombre, algunas películas Disney han introducido interesantes e inquietantes variaciones.
Como señala el estudio de Ramos Jiménez, en el cuento original de Grimm en la casita de los enanitos "todo era diminuto pero tan bonito y tan limpio que no se podía pedir más”. En la versión Disney, en cambio, el hogarcito de los siete está todo cubierto de polvo, con ropa sucia tirada por cualquier parte, platos sin lavar... Blancanieves exclama: "¡Se nota que aquí no hay mujeres!".

¿Inocente? Para nada y aun menos inofensivo, sino que se lo pregunten al 90% de mujeres que tienen que asumir que sus parejas no se involucren en las tareas del hogar, según un estudio de Tenn.
Por no hablar de la canción de los dibujos animados de La vuelta al mundo de Willy Fog en la que Romy, la novia de Fog, cantaba: "Yo soy Romy, dulce y fiel, y vivo enamorada de él".

Al parecer, según estas producciones, servir a los hombres y vivir para su amor son las dos condiciones básicas para que los hombres nos salven de todos los peligros, incluidos nosotras mismas, y consigamos ser felices, dado que no podemos defendernos ni valernos por nosotras mismas. El destino de las antiheroínas que se atreven a luchar o a tener ambiciones o iniciativa es el dolor, la soledad, el ostracismo o la muerte.

Los hombres de cuento
Según los estereotipos al uso, los príncipes o guerreros son fuertes, valientes, dominantes, con un toque de arrogancia y siempre prestos a luchar o a quedar como hombres; es decir, a encarnar sin cuestionárselos los atributos tradicionalmente relacionados con los hombres: agresividad, poder, empleos u ocupaciones prominentes, entereza y contención –en el sentido de que rara vez muestran ternura y mucho menos debilidad o miedo.
Igual, aunque nos quejemos del machismo, somos los padres y las madres los que hacemos creer a los niños que las mujeres pertenecemos a la vida doméstica y que debemos educar a los niños y los hombres, a la esfera pública y deben gobernar el mundo.

Si no matizamos, explicamos y vemos los cuentos junto a los niños, quizá les estemos transmitiendo el sustrato de un mundo sesgado y contribuyendo a que los hombres no sepan reconocer, mostrar ni gestionar sus sentimientos y a que las mujeres piensen que no pueden realizarse si no se casan, por supuesto con un hombre que las proteja, y las salve.

Aunque también deberíamos tener en cuenta que quizá los cuentos, las películas y la ficción no dictan totalmente nuestra forma de ver el mundo ni nuestra forma de actuar. Vamos, que igual ver violencia no nos impulsa necesariamente a tomar una metralleta y a disparar a nuestros conciudadanos.




Más sobre el tema:

Desmontando a Disney: hacia el cuento coeducativo de Ismael Ramos Jiménez

Lecturas infantiles subversivas, un estudio que habla sobre nuevos cuentos infantiles en los que, por ejemplo, "los personajes infantiles se muestran rebeldes, traviesos y no aceptan la autoridad de los adultos. A veces son incontrolables y otras tienen una creatividad que arrastra a los adultos a lugares insospechados".

Y es que los niños también pueden educar a sus padres...


Por Alicia Mishari para wwww.lamaletaroja.com
El sexo aumenta la formación de neuronas
El sexo empieza a posicionarse como una panacea para todos los males de la humanidad.

Según un estudio del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (EE.UU), cuanto más sexo se practica más bajos son los niveles de estrés del organismo (bueno, imaginamos que tampoco hay que pasarse porque, si no, también puede ser bastante estresante).

Además, ahora que, en contra de lo que se pensaba habitualmente, se ha descubierto que nunca dejamos de producir neuronas y que no tenemos una cantidad limitada que vamos perdiendo inexorablemente con la edad, este estudio también ha revelado que practicar sexo asiduamente aumenta la neurogénesis (formación de nuevas neuronas) y el número de conexiones entre células nerviosas.

La clave está en la frecuencia. Los investigadores de la Universidad de Pinceton realizaron una serie de experimentos que corrobaron otra investigación que señala que tener relaciones sexuales esporádicamente aumenta a corto plazo el nivel de cortisol (la hormona del estrés) y que puede ser peligroso para el organismo, igual que puede serlo hartarse a hacer deporte un día aislado.

No obstante, también comprobaron que tener múltiples experiencias sexuales a diario (imaginamos que con una vez al día también basta) durante un perído de dos semanas consigue reducir drásticamente la liberación de cortisol.

Ya sabéis, lo dicen los científicos: placer sexual contra la ansiedad. Nos vendrá bien.
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: