No más Ftalatos
Hoy toca un tema muy serio como son los ftalatos. ¿Sabes qué son? ¿Alguna vez has oído hablar de ellos? El ftalato es una sustancia química añadida a los plásticos para que tengan flexibilidad. Hasta aquí parece algo inocuo pero no lo es. Estudios han demostrado, por el momento solo en ratones, que una exposición a esta sustancia provoca una alteración en varios genes involucrados en la reproducción.


¿En qué momento estamos expuestos a los ftalatos? Desgraciadamente en muchos. Están en muchos plásticos por lo que es fácil que muchos juguetes infantiles los contengan, también en productos cosméticos, como son los champús, cremas y lociones.

En 1999 la UE hizo una prohibición temporal del uso de estos químicos en la fabricación de juguetes para menores de tres años. Pero no fue hasta 2005 que se prohibieron seis tipos, tres de ellos Dehp, Dbp y Bbp.

Los ratones que han estado expuestos a los ftalatos, según el estudio realizado por Jesús del Mazo en Reproductive Toxicology ha demostrado que se producen alteraciones específicas en la firma genética de los roedores. Estos cambios pueden inducir a un desequilibrio en los programas de expresión genética involucrados en el correcto desarrollo y en la génesis del esperma, que podría ser transmitido a la descendencia masculina. Además, los investigadores demostraron que estos contaminantes generan huella de desregulación génica “independientes de la dosis o del momento del desarrollo en el que se produjo la exposición”. El efecto también se ha visto en descendientes de madres que solo estuvieron expuestas en el periodo previo a la concepción.

¿Hasta qué punto puede extrapolarse lo sucedido en los animales a los seres humanos? No está claro, pero Mazo explica que en estudios toxicológicos se aplica un factor metabólico para comparar dosis en humano y en ratón y, si bien las dosis de exposición empleadas son más altas que las habituales en poblaciones humanas, algunos casos registrados en humanos están en el mismo rango. ¿Qué problemas pueden generar? Cáncer, desórdenes del sistema reproductivo, alteración hormonal.

El máximo riesgo está en la exposición prenatal. Estudios estadísticos lo han asociado a diversos problemas de desarrollo, sobre todo reproductivos. La doctora Swan, expuso a las embarazadas a los ftalatos. El resultado fue una distancia menor entre el ano y los genitales de los hijos varones. Esta medida es una de las características que diferencia a mujeres y hombres. Los hombres tienen una mayor distancia anogenital. Así, el feto expuesto a los ftalatos, sin más daños graves, sí presentó una cierta feminización. Las conclusiones de Swan han asociado el exceso de los ftalatos con niveles hormonales andrógenos inferiores e incluso con un menos apego o destreza por los juegos “masculinos”. Esta misma conducta se vio en los roedores, los que estuvieron expuestos renunciaron a algunos de sus hábitos propios de su condición sexual.


Por eso debemos tener precaución y buscar esa nota de “libre de ftalatos”. El uso de juguetes durante el embarazo es peligroso porque si contienen ftalatos llegarán al feto directamente a través de la placenta. Como hemos comentado antes, no solo estan en vibradores y dildos también en productos cosméticos por lo que todas las mujeres embarazadas y lactantes deberían evitar el contacto con ellos. La etapa más problemática es durante la formación, por eso en 2005 se prohibió la fabricación de los juguetes para menores de tres años con ftalatos. Al estar más en contacto con las mucosas de los infantes.

Aunque como dice Del Mazo, los ftalatos están prácticamente en todos los sitio: aguas, suelos alimentos... son difíciles de excluir hoy por hoy. Pero entre todos podemos tener mayor conciencia y vigilar qué productos compramos.

Desde La Maleta Roja la hemos tomado y podemos decir que ninguno de nuestros productos, actualmente en catálogo, contiene ftalatos. Hemos ido analizando los productos y todos los que han dado positivo los hemos descatalogado. Siempre pensando en la salud sexual de la mujer.

Texto extraído del Blog Vivelsexo   
0 Responses

Publicar un comentario

  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: