Aumentan las operaciones estéticas en los genitales
Los últimos años se ha incrementado considerablemente el número de intervenciones estéticas genitales femeninas. Aunque, a pesar de estar en boga la última década, sigue siendo una cirugía muy desconocida.

¿Cuántas mujeres podemos dibujar nuestros genitales correctamente? Nunca se les ha prestado atención. No se ha estudiado las diferencias que puede haber entre unos y otros, por lo que nos guiamos por unos ideales.

¿Qué tipo de intervenciones se demandan? Suele ser una cirugía de los genitales externos cuyo fin es mejorar la estética o funcionalidad de los genitales, tanto femeninos como masculinos. En el caso femenino, conocido popularmente como, el rejuvenecimiento vaginal. Que abarca tres aspectos: cirugía de los labios mayores y menores (ninfectomía o labioplastia) y liposucción del pubis.

También se realizan vaginoplastias o estrechamientos vaginales, que consiste en mejorar el tono muscular, la elasticidad y control de la vagina. Desde un punto de vista sexual, tras lo partos o la edad se pierde esta elasticidad, así después de la intervención, se consigue reducir el espacio interior por lo que las relaciones sexuales son más placenteras. La reconstrucción del himen o amplificación del punto G, son otras de las solicitadas.




En cuanto a temas más estéticos, también se trabaja el blanqueamiento de la zona genital, de por sí la diferencia de tono es normal, aunque está empezando a solicitarse la despigmentación. Del mismo modo, cada vez es más habitual, la depilación láser para dejar al descubierto la vulva.  

Hace unos meses, se conoció el dato de que en Reino Unido, este tipo de intervenciones se estaba haciendo muy popular entre las adolescentes. En cambio, es España, el perfil es el de una mujer de 25 a 40 años, soltera.

¿A qué se debe este incipiente interés por la cirugía genital? Se piensa que los culpables son la publicidad y el porno ya que en muchos casos no hay ninguna enfermedad que deba tratarse de forma quirúrgica.

Quedémonos con lo positivo y es que las vulvas ya no nos dan tanto miedo y les prestamos atención. Eso sí, seamos conscientes y analicemos los posibles riesgos a los que nos enfrentamos.  

Texto extraído del Blog Vivelsexo 
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: