Misión: Aeropuerto

En verano apetece más dedicar tiempo a la pasión y a los homenajes sensuales, sea en pareja, con un ligue o a solas y es el momento perfecto para gozar y experimentar con nuestro placer y con el de nuestro partenaire. Con este objetivo, quizá sea oportuno y tentador llevar algún objeto o cosmético especial.

Si tienes que subir a un avión, lo primero que tienes que averiguar es si se trata de una compañía de bajo coste, en la que no se puede facturar equipaje a no ser que lo pagues aparte -lo que suele encarecer bastante el billete- o una compañía estándar en la que puedes facturar de 15 a 20 kg de equipaje que incluya todo lo que te apetezca (sin límite de líquidos a no ser por el peso total).

Si llevas juguetes, no olvides quitarles las pilas para que no se disparen en el momento menos oportuno mientras los llevas encima y hagan vibrar tu bolso o tu equipaje de mano o para que no se achicharren si se accionan por accidente en tu equipaje facturado o acabes siendo sospechosa de llevar una bomba de relojería.

Equipaje de mano
En el equipaje de mano sólo pueden llevarse líquidos en envases individuales de menos de 100 ml empaquetados en una bolsa transparente de plástico con autocierre de no más de un litro de capacidad máxima (aproximadamente de 20 x 20 cm), para facilitar la inspección de estos productos en los controles de seguridad.
Así, por ejemplo, se pueden embarcar sin problemas el aceite sensual de frambuesa o de vainilla y canela de LMR (50 ml); el estimulante Volaré (30 ml); el chocolate con plumcel LMR (40 ml), aunque te recomendamos llevar el plumcel por separado en otro estuche, y los lubricantes de menos de 100 ml. Si deseas experimentar con varios sabores puedes optar por los lubricantes monodosis de sabores.

Y, si quieres variedad de experiencias eróticas piel contra piel, tu opción es el set sensual de LMR.


Coloca los frasquitos que lo componen en el estuche de plástico transparente que contiene tus productos para aseo personal y si quieres mantener el efecto visual de cajita de placer lleva su estuche aparte ¡y listo! Ten en cuenta que sólo se admite una bolsa de plástico con botecitos que contienen líquidos por pasajero.

El set sensual incluye Aceite Sensual con efecto calor y sabor a frambuesa (10 ml), Aceite de Masaje Seducción, delicadamente perfumado, Lubricante con sabor a fresa , Crema de masaje sabor a frutas del bosque con Aloe Vera, Chocolate líquido para pintura corporal con Plumcel y Gel Volaré.

Ni se te ocurra llevar unas esposas: llamarían a la guardia civil y las confiscarían para destruirlas posteriormente. A no ser que sean de plástico, pero en ese caso tendrás que abrir el equipaje, enseñarlas y pasar todo el corte.
Si quieres atar o que te aten, una corbata o un pañuelo largo rectangular –que incluso puedes llevar en el cuello en el momento de embarcar para mayor morbo- servirán perfectamente. Además, puedes usarlos como venda. Otra posibilidad es optar por Antifaz Negro de Satén.

En cuanto a los vibradores, sabemos, porque lo hemos probado, que un Piccolo viaja sin dificultad y sin llamar la atención –bueno, al menos sin que te llamen la atención-dentro del equipaje de mano.

Una chica de seguridad del aeropuerto afirma que los vibradores pasan la prueba del escáner “salvo algo tremendamente extraño”.
No sabemos con seguridad si un Pearl driver o un Eclipse son algo tremendamente extraño, por lo que, por prudencia, podemos optar por un vibrador de tamaño más reducido. De todas formas, dado que un paraguas figura entre los objetos de mano que se pueden llevar en el avión, no creemos que un vibrador de doble placer pueda considerarse un objeto más contundente o más peligroso.


Eso sí, tienes que tener en cuenta que el escáner por el que pasa el equipaje de mano lo revela absolutamente todo por lo que el vigilante que controla esta máquina sabrá qué llevas y hasta de qué color. Nuestro enlace en el aeropuerto, una azafata de simpatía arrolladora, comenta: “siempre hay merodeando por allí guardia civil, jovencitos a los que les gusta hacer bromas… imagina... suelen comentar las jugadas de lo que ven y lo que oyen a los pocos minutos de marcharse el viajero. Hay empleados de seguridad con muy mala leche y otros con ganas de cachondeo !!!”
Bueno, si van a hablar cuando ya nos hayamos ido: no hay problema.

Si eres tímida y no estás dispuesta a la posibilidad de pasar un mal rato, puedes llevar un masajeador, mucho más discreto, de formas sutiles –o sea nada fálicas-, como Lelo Lily, Touce Ice, Siri Lelo o algo tan inocente el Patito vibrador o como el pintalabios vibrador Clit Stick.

En la panza del avión
En el equipaje que facturas en la bodega del avión se puede transportar todo nuestro ajuar lúdico, independientemente de su tamaño, volumen de líquido o características punzantes.
Este equipaje también pasa un escáner. Nuestro contacto en el aeropuerto, nuestra azafata dinámica, asegura, “si hubiera algo sospechoso pueden llamar al pasajero a la puerta de embarque y la guardia civil lleva la maleta en cuestión para que el viajero la abra y enseñe lo que puede ser susceptible de ser peligroso. He visto como cosas sospechosas las bombonas de camping gas y hasta una lijadora y una cafetera…”.
Que no cunda el pánico. En sí, un vibrador no tiene por qué dar problemas puesto que no es inflamable, es de tamaño más reducido que una lijadora y una cafetera, no tiene pinta de agresivo o peligroso… ¡Si hasta algunos tienen formas de animalitos y caritas!!!

Eso sí, tienes que estar preparada por si te tocara en suerte la posibilidad, creo que de entre cien millones, de que te hicieran abrir la maleta porque llevas un vibrador.

En ese caso, nos queda seguir el ejemplo de una de nuestras asesoras, a la que cuando la policía le preguntó qué llevaba en La Maleta Roja del maletero de su coche respondió sonriendo:
-Pollas
.
Y dijo la verdad : -)
Con desparpajo y naturalidad ni siquiera pasarás un mal rato.

Te deseamos un feliz y gozoso viaje!!! ;-)

Por Alicia Mirashi via www.lamaletaroja.com 
Mujeres en "huelga de sexo"

Unas 300 mujeres de un pequeño pueblo colombiano, Barbacoas, han iniciado una “huelga de sexo” para presionar a sus compañeros para que se sumen a la movilización que exige el inicio de las obras para reparar la carretera.

Al principio fue un acto folklórico o una broma, pero ahora las mujeres de Barbacoas están dispuestas a llevar su huelga de sexo hasta el final.

Están hartas de las promesas incumplidas del gobierno en lo que se refiere a que arreglen la carretera y a que, dado su ruinoso estado, se tarden 14 horas en recorrer sus 57 km. La vía une Barbacoas con Junín, que es de gran importancia para el comercio de la región.

En la carretera, en los últimos años han muerto en accidentes varios pacientes a los que trasladaban en ambulancia a la ciudad de Pasto.

La original protesta tuvo alcance nacional en Colombia cuando la jueza Maribel Silva informó de ella en una radio de Bogotá y afirmó que era en serio.

El objetivo es presionar a los hombres para que reclamen a los gobernantes y parece que surte efecto porque algunos ya han asegurado que prefieren una huelga de hambre a una huelga de sexo.

Fuente: www.lamaletaroja.com
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: