¿Cómo introducir juegos y juguetes en vuestras relaciones?

Los juguetes sexuales no son la panacea que soluciona la rutina o cualquier otro problema o falta de entendimiento sexual, pero son unos buenos aliados para introducir variedad y nuevos estímulos en la vida íntima.

Por muy reacios que sean un hombre o una mujer a usar este tipo de elementos, seguro que se les puede tentar con juguetes que inviten a la participación como un estiloso masajeador, una braguita con vibrador con mando a distancia, un cosmético erótico –como un aceite afrodisíaco comestible (con el que excitar más y mejor sus zonas más sensibles)...

Los juguetes deben presentarse como una sorpresa, algo especial para una velada especial, y siempre de acuerdo a los gustos de la persona con la que compartimos cama. Puede ser muy divertido idear un juego personal o una fantasía para desarrollar con el objeto.
¿Cómo pedir lo que deseas y te apetece en el sexo?

Muchas mujeres se quejan de que sus parejas no las acarician lo suficiente, de que van muy direct@s al grano, de que no logran establecer conexión emocional ni la suficiente intimidad, de que ellos no son nada románticos ni detallistas…...

La clave está en tomar la iniciativa y sorprender con un detalle, una velada especial, un cosmético o un juguete erótico, un encuentro sexual inesperado, una velada sorpresa o plantear un juego sensual... Todas estas iniciativas sirven para empezar a crear ambiente.

En cuanto al sexo en sí, un gemido o una serie de gemidos le harán saber que está en el buen camino, mientras que el silencio le comunicará que no debería haber cambiado el tipo de estimulación o la velocidad o lo que estuviera haciendo antes del silencio.

La principal preocupación de las mujeres –y de los hombres- a la hora de pedir lo que desean, es no herir al otro. No hay que utilizar frases descorazonadoras y negativas, hay que sustituirlas por otras más alentadoras y positivas como: “Me gusta mucho esto, pero lo que estabas haciendo antes era genial”; vuélvelo a hacer así”; “me encantaría que ahora...

No se tienen que usar frases que suenen como un reproche, sino expresiones que planteen un juego, comuniquen un reto e inviten a participar y pasarlo bien.

Por otro lado, es 100% recomendable mantener conversaciones sobre sexo, en plan juego, dentro y fuera del lecho y, si es necesario, conversaciones más formales y serias en un momento tranquilo en el que estemos bien lejos de la cama, que debería ser un lugar de gozo y de relajación no de problemas ni trifulcas.


Empieza con un masaje erótico
Cuando hablamos de preliminares parece que siempre nos quedamos en los básicos: masturbación y sexo oral, pero un masaje erótico puede ser el preliminar perfecto que os lleve directos al séptimo cielo. Hoy queremos contaros como hacer este tipo de masaje en el que aunamos relajación y sensualidad todo en uno…

PREPARA EL AMBIENTE 

El principal objetivo del masaje erótico es la relajación pero también encender la líbido y avivar el potencial erótico de todas las partes del cuerpo de nuestro amante. Por eso es muy importante recrear el ambiente perfecto: apaga el teléfono, enciende unas velas y desnudaos. ¡Incluso puedes poner algo de música relajante! Para hacer el masaje, elige un buen aceite que se deslice bien por la piel, y con un aroma que os guste. Desde La Maleta Roja os recomendamos el Aceite de Masaje Líbido de Shunga.


Este delicioso aceite de masaje está compuesto por una mezcla de aceites prensados en frío, para preservar todas sus propiedades nutritivas, como el aceite de almendras, pepita de uva, sésamo y aguacate, que dejarán la piel de tu amante ultra suave.

Además, su aroma está específicamente pensado para estimular todos los sentidos… ¡justo lo que queremos!

CÓMO HACER EL MASAJE

Lo más importante es que tus manos siempre deberán permanecer en contacto directo con el cuerpo de tu amante. Acaricia todas y cada una de las zonas de su cuerpo: empieza por sus manos, cabeza y pies, sigue tranquilamente por sus brazos y piernas, hasta que llegues a su tronco y, posteriormente, a su punto más íntimo.

La idea es aumentar al máximo su excitación, por eso no debes ir directamente a los genitales. Recreate por todo su cuerpo y, una vez que llegue el momento.. bueno, aquí ya no necesitas nuestros consejos, ¿verdad?
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: