Lluvia de Amor de Shunga para el punto G

Uno de los productos esenciales que llevo en mi maleta es la Lluvia de amor de Shunga, la primera crema estimulante del punto G, una ayuda para descubrirlo o para disfrutar más de él.

Con Lluvia de amor es más fácil ubicar el punto G, porque se vuelve mucho más firme y adquiere más sensibilidad al tacto. Y cuando se descubre el punto G, el sexo pasa al siguiente nivel!! Más adelante dedicaré un artículo en exclusiva al punto más olvidado y mitificado...y cómo no, a la eyaculación femenina.

Este cosmético sensual va acompañado de una guía práctica con consejos para descubrir el punto G y las mejores posturas para obtener placer de él.

Por ejemplo, en la masturbación, una de las mejores posiciones es en cuclillas, mientras que algunas de las posturas más satisfactorias durante el coito son las de las cucharas; el galgo -con la mujer agachada hacia delante levantando las nalgas-, o flor de loto, con el hombre sentado y la mujer sentada sobre él.

Fuente: www.lamaletaroja.com
Comparte las tareas domésticas para mejorar la vida sexual !!

La solución para que las mujeres experimenten menos estrés y se sientan más cercanas a sus parejas es que la casa sea un espacio común del que se cuiden los dos. Además, el que ambos se involucren en la casa y en el cuidado y la educación de los hijos hace que estos estén más equilibrados y sean, a su vez, más colaboradores.

Asimismo, los hijos de parejas que comparten las labores del hogar asumen mejor, gracias al ejemplo paterno, la igualdad entre sexos, por lo que serán el principio del cambio.

Colaborar para gozar
Según diferentes estudios, las parejas en las que cada uno de sus miembros asume responsabilidades en las labores del hogar disfrutan de una mejor vida sexual.

Uno de los problemas de los hombres y de las mujeres actuales es que ellas han sido educadas para ser independientes y actúan como tales mientras que los hombres actuales no han sido educados para asumir que las mujeres y los tiempos han cambiado.

Las madres de las mujeres modernas se esforzaron para lograr que sus hijas fueran todo lo que ellas no pudieron ser, pero muchas olvidaron educar a sus hijos para que aprendieran a apreciarlas.

Más unión, menos estrés
Constance Gager, de la universidad de Monclair (Nueva Jersey), y Scott Yabiku, de la universidad de Arizona, estudiaron 6.877 parejas en las que ambos trabajaban durante largas jornadas y concluyeron que aquellos matrimonios que comparten las tareas del hogar y la crianza de los hijos tienen más sexo que aquellos en que la mujer asume esos trabajos por completo.

De acuerdo con este estudio, cuando los hombres se involucran en las labores domésticas, las mujeres experimentan más sentimientos de cariño y se sienten más cercanas a ellos.

Otro estudio del doctor John Gottman de la universidad de Washington mostró que cuando las tareas se comparten, las mujeres padecen menos estrés y tienen una mejor salud emocional ya que interpretan esta colaboración como un signo de amor y cariño de sus parejas. Por tanto, sienten más atracción hacia ellas y, al estar más relajadas y menos sobrecargadas, tienen más ganas de hacer el amor.

Aunque en Europa se tiende cada vez más a compartir las labores domésticas, España va un poco por detrás. Un Informe Estadístico del INE, publicado en mayo de 2009, revela que los hombres dedican 2,9 horas al día a las tareas domésticas, mientras que las mujeres dedican 3,9 horas diarias.

¡Hombres, animaos! Con el reparto de tareas todos tenemos mucho que ganar.

Fuente: Noticias de www.lamaletaroja.com
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: