Kiss Kiss Kiss...and more Kiss
"Kiss By the Hotel de Ville"
Robert Doisneau, 1950

Sólo besos: íntimos, incitantes, sugerentes, cariñosos, punzantes, amorosos, apasionados, tiernos, vibrantes, pícaros, buenos, divertidos, sabrosos... Nada más y nada menos que besos: nuestra carta de presentación al amado o al amante; la mejor forma de conocer íntimamente a una persona; la puerta de entrada a la seducción, a la voluptuosidad y a la sensualidad.

Podríamos describir los innumerables beneficios de los besos sobre la salud –y lo haremos-, pero ahora vamos a hablar de la importancia de los besos. ¿En qué momento en una pareja los besos apasionados y los besos cariñosos se convierten en un beso que se da de forma mecánica y automática y que pierde su sabor?, ¿en qué momento nos olvidamos de besar?

De hecho, no importa, lo único que importa es recuperar el placer de besar, si se ha perdido; encontrarlo, si nunca se ha tenido, o mantenerlo –con mucha práctica, imaginación, ternura y pasión- si sigue vivo.

Los besos expresan cariño, deseo, pasión o sensualidad, mezclados en diversos grados y combinaciones, y son tan importantes que causan rupturas.

Según un estudio del portal de relaciones Match.com, realizado en abril de 2008, uno de cada cuatro españoles ha finalizado una relación en ciernes por un mal beso. El 42% rompió porque al besarse se dieron cuenta de que no había química, el 15% porque su pareja les lamía más que besarles y el 6% echó la culpa al mal aliento.


Cary Grant e Ingrid Bergman en "Encadenados" de Alfred Hitchcock (1946)


Los besos más sensuales
Según el mismo estudio, para el 74% de los españoles el mejor beso es el que se da lentamente, con los ojos cerrados, porque es el más sensual y romántico. Muy por detrás (13%), los entrevistados se decantan por el beso múltiple que empieza en la frente y pasa por la mejilla hasta llegar a los labios.

En los besos –que dicen más de nosotros mismos de lo que imaginamos- es importante la variación. Los besos con lengua apasionados son muy sexuales y, sin duda, los que tienen más fama, pero combinados con besos cortos y suaves, que son muy excitantes, y con besos húmedos en los que la lengua simplemente roza los labios, pueden ser una experiencia fuera de serie.

Los besos nunca deben ser un trámite sino un diálogo rico y enriquecedor. No olvidemos nunca que un beso apasionado puede producir tanto goce y felicidad como una noche de buen sexo y que, como decía Alfred de Musset, "El beso es el contacto de dos epidermis y la fusión de dos fantasías".

Y en cuanto a los besos con lengua, no hay que confundir nunca pasión con brusquedad. Si no logras convencer a tu proyecto de amante –sea con la acción o con una amable indicación- de que introducir la lengua hasta la campanilla y/o girarla como un ventilador no es nada sexy y de que morder tu lengua con desesperación o succionarla con fuerza son pésimas ideas, dile ADIÓS :)

Según el Kamasutra, existen 30 tipos de besos (que incluyen ocho tipos de mordiscos) como el beso broche, el beso palpitante, el beso del recuerdo, el beso que distrae…
Pero ya hablaremos de tipos de besos en el siguiente artículo…

Beneficios de los besos
Además de ser un pilar de las relaciones sexuales y de la complicidad y de favorecer el vínculo entre la pareja y la comunicación y la confianza, los besos son fuente de salud. Los que se dan con gran pasión y emoción estimulan la liberación de adrenalina, hormona que aumenta la potencia y la energía física, el ritmo cardíaco y la tensión arterial. Es decir, activan todo el organismo.

Besar genera endorfinas que crean sensación de bienestar y hace que disminuya la angustia, el estrés y la tristeza. Por esta razón, los besos son ansiolíticos, calmantes y antidepresivos naturales.

Hay otros estudios que vinculan los besos con el rejuvenecimiento y la juventud: al besar movemos 36 músculos de la cara lo que contribuye a mantenerla en forma y joven…

Fuente: www.lamaletaroja.com
Como utilizar tu Tarjeta de Clienta del Club LMR

Si has estado en una de mis reuniones, tendrás en tu poder una tarjeta del Club LMR con tu Número Personal de Clienta. Es una tarjeta personal con la cual podrás beneficiarte de descuentos y/o regalos a la hora de realizar compras a través de la Tienda Online de La Maleta Roja, y que sólo entregamos a clientas que hayan acudido a una de nuestras reuniones.  Las tarjetas de Club LMR son intransferibles. Una vez registrado el nombre de la clienta en el número de tarjeta correspondiente quedará constatado como tal.

¿Y cómo utilizo la tarjeta de clienta del Club LMR para mis compras online? Es una de las preguntas que me soleís realizar, así que en este artículo os explico todo el proceso paso a paso:

1.- Lo primero es registrarse en la página web de la Tienda Online de La Maleta Roja. Para ello, en la pagina principal de la tienda, hacemos click en "Consigue tu cuenta" (arriba del todo, a la derecha)

Es el paso en el cual introducimos nuestros datos (Nombre , Direccion, etc) para asegurarnos de que el pedido llegará correctamente.  

Haz Click en "Consigue tu cuenta" (arriba del todo, a la derecha)

2.- Vamos rellenado el cuestionario. Son los datos básicos y necesarios para procesar el pedido. 

Os pedimos el telefono por si tenemos que comunicaros y/o preguntaros algo del pedido (si alguna cosa no la tenemos en stock etc).

3.- Atención: En este formulario, vereís una casilla que se llama "Card Number".
 

Es aquí donde teneís que meter TODOS los números que aparecen en vuestra tarjeta de cliente

 Introducir el número de Clienta en "Card Number".
Haz click en esta imagen para verla mas grande.



5.- Si quieres recibir nuestro boletín de noticias con las novedades y noticias de La Maleta Roja, haz click en la casilla "Boletín de Noticias"

6.- Te pedimos también que nos escribas una Contraseña. Una palabra, unos numeros, lo que más fácil te sea de recordar. Te lo pedimos que la escribas dos veces para evitar errores al teclear. Esta será tu contraseña siempre que quieras entrar en la Tienda Online como Clienta Registrada del Club LMR. ¡Apúntala y guárdala bien! 

7.- Una vez rellenado el formulario, pulsamos en "Continuar".

8.- Recibirás un correo en tu dirección de email confirmándote el registro. ¡Ya está!

Tus datos como Clienta Registrada del Club LMR quedarán almacenados, incluido tu numero personal de Clienta. Y no sólo para el primer pedido, sino para todos los que realices en un futuro. ¡No tendrás que volver a rellenar formularios!

Para las siguientes compras solo tendrás que pulsar en "Entrar" (arriba del todo, a la derecha) y meter tu dirección de email y la contraseña. 

Si te queda alguna duda más, no dudes en escribirme un email a virginia_gipuzkoa@lamaletaroja.com


Una experiencia tántrica

El Tantra es una disciplina hindú; un conjunto de prácticas, que, resumiendo, se basa en utilizar, canalizar y transformar las pasiones para conseguir la autorrealización y crecer personalmente. Para sus objetivos usa, asimismo, técnicas de respiración, de relajación y de meditación.

Algunas de las enseñanzas más conocidas del tantrismo son que es necesario que los hombres retengan la eyaculación y guíen la energía a través de los chakras; que los hombres pueden disfrutar de orgasmos sin eyaculación –por lo que pueden ser multiorgásmicos- ; que hombre y mujer se identifiquen con el dios y diosa que llevan dentro –Shiva y Shakti- y se comuniquen y amen para nutrirse de sus respectivas energías, femenina y masculina.

El Tantra requiere una práctica constante durante años para conseguir resultados y entrar dentro de su compleja filosofía y práctica.
Si quieres introducirte en el tema puedes consultar los libros de Guillermo Ferrara:
Tantra: el sexo sentido, El arte del Tantra: la energía divina del sexo y el amor o Sexo tántrico para parejas



Pequeña experiencia tántrica
Sin embargo, se pueden aprovechar algunas de las enseñanzas del Tantra para crear una experiencia/juego pseudo tántrica en varios pasos que estimule todos vuestros sentidos y en la que aprendáis a comunicaros y conoceros mejor y a ver, escuchar y sentir al otro y, también, a gozar más y a vivir una fantasía diferente. Además, este juego tántrico os puede ser útil para aprender a dosificar el placer y para ser más tranquilos y apasionados en vuestros encuentros sin dejaros llevar por las prisas o la ansiedad, que, a veces, se confunde con la pasión.

1) Ambientad el lugar donde va a transcurrir vuestro rito tántrico. Podéis usar flores, pétalos, almohadones y cojines, una vela sensual LiS –que además de aportar su fragancia os dejará, luego, un aceite tibio para conocer y reconocer vuestros cuerpos-, una bandeja con frutas frescas cortadas, una tetera con té al jazmín…Todo lo que se os ocurra para hacer más placentera vuestra experiencia y estimular los sentidos.

2) Relajaos tomando un baño con sales o una ducha. No vale tocaros mutuamente con intenciones lúbricas o salaces: se trata de disfrutar del momento de lavar al otro y de servirle. Servíos mutuamente. Secaos y vestíos con ropa cómoda.

3) Tomad conciencia de que vais a realizar un acto especial que involucrará a todos vuestros sentidos, sensaciones y emociones. Cada uno puede comunicar al otro por qué le gusta y por qué le hace feliz.

4) Bailad para reencontraros, respectivamente, con vuestro principio femenino y masculino. Sentid vuestro propio poder y el del otro. Desconectad, olvidad los problemas y, simplemente, bailad para el otro y con el otro liberando el cuerpo y la mente. Podéis tomar té o frutas.

5) Cada amante admirará al otro y contemplará su belleza y atractivo. También se mirarán a los ojos durante un tiempo para ver su interior y para sentir sus sentimientos y emociones.

6) Poneos cómodos con los almohadones y los cojines y liberad el sentido del tacto. Cada parte del cuerpo del amante debe ser objeto de atención. Primero se acariciará con los ojos y luego con las yemas de los dedos. Aprended los secretos táctiles del otro.
La inspección recorrerá las mejillas, la frente, la cara, la cabeza, los labios, el cuello, los senos, el vientre, la espalda, las nalgas, las piernas, el sexo… Pero sin prisas ni objetivos (en ningún modo se trata de cumplir trámites para llegar al coito) simplemente se trata de gozar del placer de tocar al otro.


7) Besad cada parte del cuerpo de vuestro amante con reconocimiento, reverencia y agrado. No se trata de excitar sino de que cada uno disfrute de cada uno de los atractivos del otro y los aprecie.

8) Usad el aceite de la vela sensual para masajearos mutuamente y relajaros.

9) Jugad de forma íntima con vuestros cuerpos, dejad que el deseo fluya y se exprese. No escatiméis besos, lengüetazos, succiones y caricias.

10) Cuando ambos lo deseéis, iniciad la penetración.

11) Llevaos al límite del placer, sin llegar al orgasmo, todas las veces que podáis. Sentid el placer del otro. Si podéis, visualizad como la energía sube por la columna vertebral hasta la coronilla.

12) Tras demorar el momento del orgasmo varias veces, dejaos llevar por el éxtasis. Estallad en placer y visualizad como la energía fluye hacia la coronilla recorriendo todos los chakras (situados en la base da la espina dorsal, el sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y coronilla).

13) Descansad abrazados y sin separaros, sintiendo como la energía de los dos fluye de uno al otro y por todo el cuerpo. Escuchad el silencio y vuestra paz.

Sois Shiva y Shakti realizados, vuestro es el poder.

Fuente: www.lamaletaroja.com
  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: