La tradición de las Tigresas Blancas

Las Tigresas Blancas fueron una secta nacida en China en el siglo VI a.C.  Su filosofía puede resumirse en que el sexo liderado por las mujeres es más placentero y sublime que el tradicional y, también, más energizante. Especialmente para las mujeres... Quienes extraen energía de la esencia vital de los hombres, el semen.

A diferencia de la tradición taoísta clásica, las Tigresas Blancas no procuran que sus hombres conserven el semen sino que se lo cedan para su propio beneficio. Si el sexo taoísta busca que el acto sexual produzca energía para ambos, la tradición de las tigresas blancas se nutre de la energía de los hombres para sus propios fines.

El acto por el cual las tigresas blancas extraían la energía era, principalmente, el sexo oral, al que podían dedicar largo rato para placer de los hombres y para fortalecimiento de ellas.

Las Tigresas Blancas multiplicaban y canalizaban su energía erótica, mediante diversos ejercios sexuales que practicaban con regularidad y frecuencia, con el fin de mantenerse jóvenes y sanas y alcanzar una mayor sabiduría.

La primera clave de las Tigresas Blancas es revivir la actitud inocente y juguetona de cuando se iniciaron en el sexo... Vestirse, exhibirse, fantasear, pensar, sentir, acariciar, besar, jugar y realizar los ejercicios sexuales con entusiasmo adolescente.

Otra de las prácticas de las tigresas blancas era "recolectar" el semen de sus hombres y aplicárselo como una mascarilla por todo el cuerpo. Después lo retiraban con un paño humedecido en zumo de pepino.


Beber el aliento del dragón
"Beber el aliento del dragón" es el acto de asimilar la energía masculina durante el sexo oral. La absorción se realiza por vía oral, ya que la penetración envejece los órganos sexuales femeninos.

Las Tigresas Blancas obtienen su contraprestación cuando piden a sus dragones (hombres) que les practiquen sexo oral hasta que alcancen el orgasmo.

Los inicios de las Tigresas
La tradición establecía que eran necesarios nueve años para dominar el arte de rejuvenecer y energizarse a través del sexo.

Durante el primer trienio, las tigresas blancas se dedicaban a seducir hombres (dragones verdes) con los que se sentían a gusto. No podían enamorarse de ellos por lo que, como medida profiláctica, sólo podían verse un máximo de nueve veces y después debían dejar transcurrir seis semanas. Este período también servía para que el hombre se recuperara ya que ella debía conseguir que el hombre eyaculara un mínimo de tres veces en cada encuentro.


El blog El Templo de las Mujeres ofrece más datos y curiosidades sobre estas mujeres excepcionales y un tanto vampíricas.

Las que quieran profundizar en las enseñanzas de una Tigresa Blanca pueden hacerlo en Las enseñanzas sexuales de la tigresa blanca de Hsi Lai (Ediciones Obelisco)

Y las que quieran iniciarse de forma express en los secretos de las Tigresas Blancas pueden leer este expeditivo artículo de Cosmopolitan, Domina el arte de las Tigresas Blancas


Fuente: www.lamaletaroja.com
0 Responses

Publicar un comentario

  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: