Kiss Kiss Kiss...and more Kiss
"Kiss By the Hotel de Ville"
Robert Doisneau, 1950

Sólo besos: íntimos, incitantes, sugerentes, cariñosos, punzantes, amorosos, apasionados, tiernos, vibrantes, pícaros, buenos, divertidos, sabrosos... Nada más y nada menos que besos: nuestra carta de presentación al amado o al amante; la mejor forma de conocer íntimamente a una persona; la puerta de entrada a la seducción, a la voluptuosidad y a la sensualidad.

Podríamos describir los innumerables beneficios de los besos sobre la salud –y lo haremos-, pero ahora vamos a hablar de la importancia de los besos. ¿En qué momento en una pareja los besos apasionados y los besos cariñosos se convierten en un beso que se da de forma mecánica y automática y que pierde su sabor?, ¿en qué momento nos olvidamos de besar?

De hecho, no importa, lo único que importa es recuperar el placer de besar, si se ha perdido; encontrarlo, si nunca se ha tenido, o mantenerlo –con mucha práctica, imaginación, ternura y pasión- si sigue vivo.

Los besos expresan cariño, deseo, pasión o sensualidad, mezclados en diversos grados y combinaciones, y son tan importantes que causan rupturas.

Según un estudio del portal de relaciones Match.com, realizado en abril de 2008, uno de cada cuatro españoles ha finalizado una relación en ciernes por un mal beso. El 42% rompió porque al besarse se dieron cuenta de que no había química, el 15% porque su pareja les lamía más que besarles y el 6% echó la culpa al mal aliento.


Cary Grant e Ingrid Bergman en "Encadenados" de Alfred Hitchcock (1946)


Los besos más sensuales
Según el mismo estudio, para el 74% de los españoles el mejor beso es el que se da lentamente, con los ojos cerrados, porque es el más sensual y romántico. Muy por detrás (13%), los entrevistados se decantan por el beso múltiple que empieza en la frente y pasa por la mejilla hasta llegar a los labios.

En los besos –que dicen más de nosotros mismos de lo que imaginamos- es importante la variación. Los besos con lengua apasionados son muy sexuales y, sin duda, los que tienen más fama, pero combinados con besos cortos y suaves, que son muy excitantes, y con besos húmedos en los que la lengua simplemente roza los labios, pueden ser una experiencia fuera de serie.

Los besos nunca deben ser un trámite sino un diálogo rico y enriquecedor. No olvidemos nunca que un beso apasionado puede producir tanto goce y felicidad como una noche de buen sexo y que, como decía Alfred de Musset, "El beso es el contacto de dos epidermis y la fusión de dos fantasías".

Y en cuanto a los besos con lengua, no hay que confundir nunca pasión con brusquedad. Si no logras convencer a tu proyecto de amante –sea con la acción o con una amable indicación- de que introducir la lengua hasta la campanilla y/o girarla como un ventilador no es nada sexy y de que morder tu lengua con desesperación o succionarla con fuerza son pésimas ideas, dile ADIÓS :)

Según el Kamasutra, existen 30 tipos de besos (que incluyen ocho tipos de mordiscos) como el beso broche, el beso palpitante, el beso del recuerdo, el beso que distrae…
Pero ya hablaremos de tipos de besos en el siguiente artículo…

Beneficios de los besos
Además de ser un pilar de las relaciones sexuales y de la complicidad y de favorecer el vínculo entre la pareja y la comunicación y la confianza, los besos son fuente de salud. Los que se dan con gran pasión y emoción estimulan la liberación de adrenalina, hormona que aumenta la potencia y la energía física, el ritmo cardíaco y la tensión arterial. Es decir, activan todo el organismo.

Besar genera endorfinas que crean sensación de bienestar y hace que disminuya la angustia, el estrés y la tristeza. Por esta razón, los besos son ansiolíticos, calmantes y antidepresivos naturales.

Hay otros estudios que vinculan los besos con el rejuvenecimiento y la juventud: al besar movemos 36 músculos de la cara lo que contribuye a mantenerla en forma y joven…

Fuente: www.lamaletaroja.com
1 Response
  1. ErosDJuan Says:

    Joer anda que no da de si un beso, y lo mejor de todo es cuando se da a la persona amada, en esos momentos en que sale casi perfecto sin darnos cuenta, ains cuantas ganas de dar un beso que tengo...


Publicar un comentario

  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: