Un cosmético sensual para cada fantasía
Si estás cansada de oír que las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte sin hacer nada al respecto, quizá es el momento de plantear un plan de batalla para seducirle y llevarle a tu terreno sensual.

A ver, también estamos a favor de los Aquí te pillo, aquí te mato (conocidos en el argot sexual como kikis o quickies), pero se les puede dar un toque diferente con un lubricante de contacto natural, y con algunos parones picarones que hagan crecer el deseo o con algunos cambios de estrategia como parar para friccionar vuestros sexos sin que haya penetración, ayudados por la lubricación extra.

Si usáis un lubricante con sabor, podéis aprovechar para saborearlo, por turnos o juntos, cuando paréis… Porque no todo tiene que tener siempre el mismo orden.

El placer de las mujeres

Si algo está demostrado, es que las mujeres somos cambiantes y no queremos siempre lo mismo. Por lo tanto, un aquí te pillo aquí te mato puede estar bien un día, pero al día siguiente, para sorpresa de nuestro amante, igual nos apetece una larga sesión de caricias o un masaje sensual o una sesión de juegos o sexo oral con sabor a… fresa/champagne, melón/mango, frambuesa, melocotón, uvas, naranja…

En ese caso, también podemos jugar con un lubricante con sabor (hay algunas marcas que tienen variedades con sabor a chocolate o a capuccino) o con un Bodyglide, como el de LiS, un lubricante con textura de suave gel que tiene una duración extra y que, por sus especiales características, se puede usar también para masajes y caricias.

Díselo con chocolate

Las mujeres no vamos con manual de instrucciones (posiblemente sería más bien una Enciclopedia de instrucciones). Además de que somos cambiantes, a veces nos cuesta hablar o expresar lo que queremos exactamente o ellos se obcecan en lo suyo y no hacen caso a las instrucciones o insinuaciones.

En el pasado, un juego explicativo/sorprendente consistía en poner post-its en el cuerpo con instrucciones precisas sobre lo que el otro tenía que hacer. La versión moderna es untar la parte del cuerpo a lamer con pintura corporal de chocolate. Los más habilidosos pueden escribir órdenes o pintar dibujos ilustrativos donde lo deseen… Evidentemente, también sirve para agasajar con mimos a la pareja y darse un festín de chocolate después.

Masajes con intención

Los cosméticos sensuales son una excusa gratificante, atrayente y atractiva para introducirles en el mundo de caricias, masajes y juegos que se nos atribuye a las mujeres tradicionalmente pero con el que ellos también disfrutan…

Los aromas inspiradores de los aceites de masaje (melocotón, lavanda, rosas, vainilla, flores, fresa/champagne…) y su efecto deslizante son buenos maestros para experimentar, probar y aprender nuevas caricias, relajantes o excitantes o insinuantes.

Sólo es necesario extender el aceite de la fragancia preferida en la espalda o en la zona a masajear y dejar que las manos resbalen con naturalidad.

Muchas de las mujeres que los han probado, tras adquirirlos en una reunión tuppersex, han relatado que sus compañeros se han vuelto adictos a los masajes. Porque, en el fondo, ellos son tan tiernos y mimosos como nosotras, sólo que algunos todavía tienen que evolucionar y descubrirlo.

Ayúdales con un extra como polvos de miel comestibles con diferentes sabores –que se extienden con un incitante plumero-; aceites afrodisíacos –con sabores como frambuesa, vainilla, frutas exóticas, chocolate o fresa, entre otros- que convierten en un dulce las zonas erógenas y el sexo del cómplice, o cremas de masaje con una rica textura que también son comestibles y saben a frambuesa o a vainilla con las que se puede hacer un rico masaje manual –o cuerpo a cuerpo- que culmine con un masaje con la boca.


Hay un cosmético sensual para cada fantasía…. ¿Te atreves?

Fuente: www.lamaletaroja.com
0 Responses

Publicar un comentario

  • ¡ Llámame !

    ¡ Llámame !

    ¡ Escríbeme !

    ¡ WhatsAppeame !

    ¡ WhatsAppeame !

    O por Facebook: